Parejas.NET - RSS

Cogida por varios ( Relato erótico Fantasia)

Versión BETA
La primera red social de gente liberal
Parejas.NET

Actualizando la actividad de Parejas.NET ...

Lista de actividad en la Red Social de Parejas.NET en TIEMPO REAL

RELATOS PORNOParejas.NET

Cogida por varios (Fantasia)
por Anónimo (Madrid - España)

12-04-2008

Me disponía a hacer un largo viaje por un grupo de islas que había escogido, cuando estaba en el aeropuerto pude ver a un hermoso hombre que me sonreía desde su asiento. Yo desde mi silla, abría levemente mis piernas dejándole ver un poco de mi cosita rasurada.

Mi vuelo hizo un llamado para abordar, me sentí triste por dejar a ese macho allí. Cuando me senté dentro del avión no pude contener la emoción al ver que mi compañero de viaje era el muñecote con quien coqueteaba en el aeropuerto. Empezamos a hablar, y en un momento él tenía su mano en mi muslo, y pude ver su gran erección que amenazaba con salirse del pantalón.

Como era un gran recorrido, la mayoría de los pasajeros dormían, entonces el tipo metió su mano por dentro de mi diminuta falda y comenzó a masturbarme, yo tomé una manta y con ella cubrí nuestros cuerpos, y comencé a jugar con su duro pene. Él tocaba mis senos mientras me metía sus ricos dedos en mi húmeda cuevita.

Tuvimos un delicioso orgasmo, su leche se escurría entre mis dedos que yo lamía probando su rica lechita. El avión aterrizó y nos despedimos, no sin antes darnos nuestros números de teléfonos. Al día siguiente me llamó, y me invitó a su hotel para que termináramos lo que habíamos iniciado. Cuando toqué la puerta del hotel, me sorprendí al ver que una mujer rubia muy alta y bella me abrió la puerta y sonrió maliciosamente, y no pude evitar sentirme realmente excitada, aunque nunca he estado con una mujer.

Me senté en la cama, y él salió del baño tan solo con una toalla, se sentó a mi lado y empezó a acariciarme suavemente los senos, mientras la rubia nos miraba desde un sillón. Me recostó y empezó a lamerme deliciosamente mis tetas, mientras incrustaba dos grandes dedos dentro de mi mojada vagina, empecé a gemir de placer, y pude ver a la mujer masturbándose mientras nos miraba, él se levantó y llamó a la tipa que vino a la cama y comenzó a besarme.

Al principio me sentí un poco extraña, pero sus labios eran tan deliciosos que inmediatamente yo estaba disfrutando. Ella besaba mis senos, y yo casi gritaba de puro placer, entonces bajó suavemente sus labios y empezó a lamerme y comerme mi cosita, era realmente delicioso, ella se apartó para que él me penetrara con un enorme vibrador rosado, que metía y sacaba de la boca de ella.

La rubia me volteó y me puso en cuatro patas para que él me penetrara por el culo, mientras ella me lamía la concha. Luego la chica puso su cosa en mi cara, y yo comencé a comérsela, mientras ella gritaba y me decía que le metiera la lengua. Luego me voltearon y ella me cogía por el culo con el vibrador y él me empujaba su verga gigante por la vagina, yo estaba mareada de tanta ricura.
Y entonces, él se corrió en la cara de la rubia y me obligó a lamer ricamente la cara de la mujer, tragándome su caliente semen. Me fui de ahí feliz, y al otro día, estaba tomando una ducha cuando sonó la puerta de mi habitación, y mi vagina se inundó al ver que eran ellos, pero esta vez venían con un morenazo de la isla tropical.

Nos tomamos unos tragos, y cuando ya estábamos casi borrachos, la mujer comenzó a desvestirse y a tocarse su cosa, entonces vino el moreno y empezó a mamársela, yo tenía la boca echa agua, y me le acerqué al moreno y me arrodillé como una perrita y le mamaba su pene con un gusto increíble. Entonces mi amigo del avión, me lamía la cosa húmeda a mí.

El moreno vino y me penetró por detrás, tenía una verga inmensa, que me hizo chillar de dolor, pero que sabía meter muy bien. Mientras el moreno me cogía, la rubia lamía mis tetas, y me masturbaba por delante. Mi amigo se masturbaba su verga mirándonos a todos, hasta que me acostaron y él me metió su pene por la cosita mientras que el morenazo me daba por detrás. La pobre rubia miraba con la boca hecha agua, mientras yo disfrutaba de esas dos deliciosas vergas.

Caminó hacía nosotros, y se acostó en la cama, con un pene de goma, y se lo metía por su concha anhelante, el morenazo se corrió en mi culo y su leche caía caliente por mis piernas. Mi amigo seguía dándome por delante, hasta que se vino dentro de mi boca y yo compartía la leche con la mujer.

Nunca más volví a ver a mis amantes fugaces, pero nunca puedo olvidar las maravillosas ocasiones que pasamos. Me subí en otro avión para seguir el recorrido por otras islas. Me tocó sentarme en uno de los primeros puestos, al despegar una aeromoza muy linda, alta y morena se sentó a mi lado, e iniciamos una conversación, me dijo que tenía un departamento pequeño paro cómodo en donde yo podría quedarme unos días.

Al principio me sentí con desconfianza, pero al ver su hermosa sonrisa acepté. Llegamos a su casa, desempacamos, y ella preparó unos tragos, y después de una larga conversación, sin saber como, nos empezamos a besar y a tocar. Ella masajeaba mis senos, y yo le frotaba suavemente su clítoris mientras besaba delicadamente sus senos grandes y parados, cuando estábamos así se abrió la puerta y entró otra mujer, que sin decir palabra se unió a nosotras.

Me quedé parada, preguntándome quién era la otra, pero ella que era pelirroja, se acercó sonriéndome, y se sentó a mi lado, pasando su lujuriosa lengua por sus labios carnosos, me besó en la boca y en las tetas, mientras la morena lamía mi concha palpitante. Era demasiado delicioso, sentir como esas mujeres jugaban con todo mi cuerpo. La pelirroja se paró, y puso su cosa húmeda en mi cara que yo empecé a lamer con bastante placer, la otra mujer buscó una verga de esas largisímas y nos la dio para que nos cogiéramos las dos, mientras ella se masturbaba con sus dedos.

Las tres llegamos a un tremendo y ruidoso orgasmo que despertó al vecino de enfrente, que vino a ver si todo estaba bien. Yo estaba aún tan excitada, que lo halé del brazo, lo metí en el apartamento y me puse a mamarle la verga hasta que se le puso durísima, me puse en cuatro patas y le pedí que me lo metiera por el culo, él empezó a cogerme mientras mis amigas se mamaban sus conchitas, el tipo se corrió echándonos su leche a las tres en la cara.

Salí de ahí al otro día con otro maravilloso recuerdo de mis recorridos por las islas de las fantasías.

Me subí en el avión de regreso a casa, ya en mi asiento me cubrí con la manta, saqué la verga rosada que me había quedado de recuerdo, y empecé a masturbarme con ella recordando todas mis estupendas experiencias.

Si quieres escribirme comentarios a mi correo.

Parejas.NET Visitar su web personal: clic aquí

Valora el relato:

(1 votos)

Parejas.NET Últimos usuarios que han pasado por aquí:

Parejas.NETENVIAR ESTE RELATO A UN AMIGO     |     Parejas.NETREPORTAR PROBLEMAS CON ESTE RELATO

Parejas.NET
Parejas.NET

relato
siguiente

Anterior relato

relato
anterior

© 1998/2013 Parejas.net - Todos los derechos reservados.
Este espacio cumple con la Ley 34/2002 (LSSICE) - [Condiciones generales] [Datos legales] [Webmasters]
Sistemas de protección contra el acceso de menores: Net Nanny | SafeSurf | Ciber Patrol | Cibersitter | Internet Filter

Parejas.NET